Cómo el marketing de la felicidad llega al corazón de tus clientes

Cómo el marketing de la felicidad llega al corazón de tus clientes

Llegar al corazón de tu público objetivo significa no tener que competir en precio o funcionalidad. El marketing de la felicidad busca asociar los productos de una empresa con ese estado de ánimo que todos deseamos.

Cómo el marketing de la felicidad llega al corazón de tus clientes

Ser feliz. Eso es lo que realmente necesitamos en la vida. Algunos piensan que necesitan un Ferrari en el garaje o un loft en Nueva York para llegar a ese estado de ánimo. Otros corren maratones o montan sus propias empresas para vivir emociones extremas. Los más afortunados entre nosotros necesitan poco o nada para llegar a ese punto.

¿Qué es el marketing de la felicidad?

La felicidad es algo que todos deseamos, la pregunta es cómo “producirla” para satisfacer la alta demanda. El marketing de la felicidad busca generar una asociación positiva entre sentirse bien y el consumo de productos y servicios de una empresa. Nos quiere crear la sensación que, si queremos ser felices, lo único que tenemos que hacer es consumir nuestras marcas favoritas.

Coca Cola es un buen ejemplo para ilustrar lo que es el marketing de la felicidad. Es la marca que mejor ha sabido generar el estado de ánimo positivo entre los consumidores. En casi todos los eventos deportivos de importancia mundial, nacional o local la bebida azucarada está con nosotros. Coca Cola busca estar cerca de las emociones para que sus consumidores recuerden quien ha estado a su lado en los momentos más felices de sus vidas. Se podría decir que Coca Cola ha inventado el marketing de la felicidad.

¿Cómo se hace marketing de la felicidad?

El marketing de la felicidad requiere mucha empatía por tu parte. ¿Qué es lo que hace feliz a tus clientes y cuáles son los momentos para ello? La felicidad es algo que se consigue cuando se toca el corazón de las personas.

1. Uso de imágenes positivas

En el marketing existen 3 imágenes que se suelen utilizar desde los inicios de la publicidad para provocar asociaciones positivas y hacernos sentir feliz. Fotos e imágenes con niños que se ríen, animales que nos recuerdan a mascotas de nuestra infancia y paisajes que nos hacen soñar son una técnica segura para crear felicidad en el espectador. Provoca instintos básicos dentro de nosotros que nos hacen sentir bien. Puedes hacer que las imágenes de tus anuncios de pisos sean mucho más alegres e inspiren más confianza simplemente escogiendo un día soleado para hacerlas.

2. Haz reír a la gente

La sonrisa hace que nos sintamos mejor, nos protege de enfermedades y además nos da esa sensación agradable de felicidad. Cuando compartimos contenidos de humor estamos haciendo (en muchos casos tal vez de manera inconsciente) marketing de la felicidad. Queremos compartir esa sensación de felicidad con nuestros amigos y compañeros. Intenta crear contenidos en Facebook e Instagram que hagan sonreír a tus clientes, algún meme relacionado con el mundo inmobiliario podría estar bien, pero sin crear polémica. Busca el humor más blanco posible.

3. Crea relaciones de “buen rollo”

El social media es un canal para establecer este tipo de relaciones. Las personas necesitamos otras personas para sentirnos felices. Nuestra felicidad depende de nuestras relaciones. Necesitamos alguien que nos ame, amigos que nos apoyen y personas con las que nos guste relacionarnos. Se amable con tus seguidores e interactúa con ellos, eso te dará presencia y buena imagen.

4. Soluciona problemas rápido cuando la cagues

Los clientes que han sufrido problemas contigo pero que has podido recuperar son más fieles que los que nunca han tenido algún tipo de incidencia. Sufrir un problema con una empresa nos hace sentir infelices. Recibir una solución rápida nos lleva de un extremo al otro. Nos sentimos bien porque no hay nada por lo que preocuparse. Una buena atención y servicio al cliente son clave para el marketing de la felicidad.

5. Sorprende con acciones de marketing de guerrilla

No siempre es necesario pagar a una persona para que corra desnuda sobre un campo de futbol con tu logo en la espalda para realizar acciones que sorprendan. Existen también las pequeñas cosas que impactan. Por ejemplo, cuando alguien alquile/compre una casa le das un obsequio de bienvenida para su nuevo hogar. Es un pequeño coste que asumes como empresa, pero a cambio generas felicidad a tus clientes. Vale, es marketing de guerrilla a muy pequeña escala pero es un primer paso.

El marketing de la felicidad funciona. Necesitas ser autentico y creativo para impactar en los corazones de tu público objetivo. No es fácil está claro, pero merece mucho la pena. Además, hacer feliz a los demás nos hace felices a nosotros mismos, asique hazlo también por ti.

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email