Convierte una crítica en una fuente de inspiración

Convierte una crítica en una fuente de inspiración

Un comentario negativo pesa más que 100 felicitaciones por un trabajo bien hecho.

Convierte un comentario negativo en una fuente de inspiración

Es obvio, no lo podemos evitar. Es la crítica la que no nos deja dormir pero ahora, párate, y piensa un momento, ¿y si lo convertimos en algo positivo?

Al principio tenía la mala costumbre de responder antes a las críticas de mi blog personal que a aquellas personas que incluso me felicitaban por el contenido aportado. Sin darte cuenta, muchas veces sientes esa necesidad de que todo el mundo te quiera (incluso esa parte que más te critica).

Desde hace un tiempo, he pasado a apenas moderar comentarios (no te recomiendo hacer lo mismo, esta parte es crucial y más en los inicios de un blog) porque decidí priorizar la creación de nuevos contenidos. Al final, hay que ser consciente de lo que quieres lograr. Si el enfoque de tu blog es aportar más valor a tu agencia inmobiliaria necesitaras motivación, ya que algunos días te puedes quedar con la mente en blanco y para esos días necesitaras un plan. En mi filosofía de blogger el no publicar todos los días no es una opción y las críticas o la ausencia de comentarios positivos no puede inducirte tampoco a fallar. Yo tengo la suerte de que después de 10 años ya no necesito tener la confirmación en forma de visitas y comentarios para seguir escribiendo, ya que pertenece a la rutina de mi día a día y para mi es igual de importante que comer, ducharme o lavarme los dientes.

Cómo me imagino a una persona que me critica

Cuanto más me crítica alguien, más pena me suele dar. No me refiero a los comentarios constructivos (que son para mí los más importantes) sino a aquellos que buscan la destrucción, apuntando a tus supuestos puntos débiles. Créeme que notarás rápidamente la diferencia si no llevas mucho tiempo en esto. 

Siempre me hago la misma pregunta. ¿Qué necesidad tiene la persona de querer amargarme tanto el día? La respuesta es muy sencilla porque yo o tú en realidad no somos los culpables de la situación. Esa persona ha tenido un muy mal día. Igual se ha separado de la pareja, acaba de recibir una multa de tráfico o sus padres le han quitado la paga mensual por mal comportamiento. Al final se cruza con tu contenido y siente la profunda necesidad de compartir ese malestar con alguien.

Más que una respuesta a ese comentario, lo que esa persona necesitaría es un abrazo. Con alguien que me da pena no me puedo cabrear. Algo que surge de una razón ajena a mí no puede hacer que me enfade. Al final somos como los smartphones, disponemos de una cantidad de energía al día y en lo que no puedes caer es en utilizar esa energía para entrar en un debate inútil para todos los que potencialmente participen, porque te aseguro que no te va a llevar a ningún sitio.

Encuentra una fuente de motivación más allá

Los comentarios críticos me afectan como a cualquier otra persona, es normal. Te molesta durante un instante pero después ya pasas a la próxima cosa. Con mi blog llegué a la conclusión de que iba a escribir sobre todo para mí porque es la forma perfecta de plasmar mis avances, mis aprendizajes y, de paso, compartirlo con las personas que estén interesadas. También me motiva infinitamente el pensamiento de que mis hijos algún día pasarán por él para conocerme todavía un poco mejor, como si leyeran una especie de diario.

Es una motivación que va más allá, es muy potente para mí y ninguna métrica de visitas o comentarios afectará a ello. Llevo una década con esto y prácticamente desde los inicios publicando a diario. Si te apetece leerme bien, estás más que invitado/a y, si no te gusta, o no te aporto valor tampoco pasa nada, eres totalmente libre para no leerme.

Si quieres utilizar tu energía de enfado para algo cuando te critican hazlo para seguir creando nuevos contenidos. La mejor respuesta es la acción y no la justificación. El que quiera hacerte daño a través de un comentario no merece tu atención. Digo yo. ¿No te parece?

Me llamo Carlos Bravo y soy maratoniano en lo personal y en los negocios. En los últimos 12 años he fundado tres empresas en el ámbito digital. En mi agencia Beguerrilla también gestiono e-commerce propios que me sirven sobre todo para dar consejos en base a mis propios errores y aciertos.

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email