Las implicaciones en tu marketing por el fenómeno del miedo a la primera vez

Las implicaciones en tu marketing por el fenómeno del miedo a la primera vez

Tus clientes potenciales tienen miedo a la primera vez contigo. Asumen lo peor y por defecto no se fían de lo que propones. Tienes que encontrar vías para llegar a ellos.

Las implicaciones en tu marketing por el fenómeno del miedo a la primera vez

Todo el mundo le tiene miedo a la primera vez. Quien diga que no simplemente miente. Es normal y evidente. Los humanos somos débiles por naturaleza y no nos gusta hacer el ridículo. Queremos quedar bien.

Cuando hacemos cualquier cosa que no hayamos hecho antes no nos sentimos a gusto. Hay que salir de la zona de confort que conocemos y dominamos. Aunque el paso sea pequeño intentamos evitar tener que hacerlo.

El miedo de las personas a la primera contratación

Si se trata de una persona que compra por primera vez un producto o contrata un servicio existen muchos miedos que pueden hacer que finalmente se eche atrás. En mi caso lo puedo resumir en los siguientes puntos que probablemente también son válidos para un gran número de personas.

  • Pagar demasiado visto que existen alternativas más económicas de otras empresas o agencias.
  • Perder nuestro valioso tiempo buscando en la web porque resulta complejo y poco intuitivo en su uso.
  • Temer futuros problemas en caso de incidencias en los que nos encontramos sin solución por falta de una buena atención al cliente.

Cómo quitarle el miedo a tu cliente potencial para que finalmente se decida por ti

El miedo puede ser el mayor enemigo de una empresa que quiera generar negocio con nuevos clientes. Es un instinto humano que quiere protegernos para no cometer tonterías. Vender no es gritar, es seducir. Establecer las bases necesarias para generar negocio requiere tiempo.

1. Obtener la confianza

La base para cada venta está en la confianza. Sin ella no se vende. Una vía de obtenerla es vía tu presencia física. No se trata únicamente de tener una web, blog, cuenta en Instagram y en Facebook. No te olvides que la mayoría de tus clientes no está online por lo que tienes que buscarlos en eventos, en reuniones, por teléfono o como sea. Evidentemente estar presente no es suficiente. La clave está en aportar valor en un primer paso sin esperar nada a cambio.

2. Beneficios por ser el primero

Los instintos humanos nos protegen, pero también nos hacen perder la cabeza. Las ofertas y los descuentos son una fórmula irresistible. Si no tienes todavía testigos haz ofertas especiales que tengan una duración limitada. De esta manera puedes compensar la falta de clientes existentes que ya te han probado y están dispuestos a ser tus testigos.

3. Colaboraciones con empresas

Lo ideal es hacerlo con empresas que ya tengan una marca más fuerte que tú. Si eres una start-up y nadie te conoce evidentemente tendrás pocos argumentos para que Google, Twitter o Microsoft empiecen a colaborar contigo. Lo más probable es una alianza entre iguales. Aun así, existe una ventaja donde cada una de las partes puede llegar a los clientes de la otra. La ventaja consiste en la recomendación por alguien en el que ya se confía y que no es un desconocido.

Ser empático con tus clientes potenciales ayuda para reflexionar como ellos. Si aportas soluciones a sus problemas quitándoles el miedo de contratarte puedes obtener la confianza que es la base para cada venta. Poco a poco irás consiguiendo más clientes, los inicios siempre son lo más complicado. Con constancia, trabajo y buenas maneras todo llega.

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email