Las mejores prácticas para los vídeos de tus anuncios inmobiliarios – parte 1

Las mejores prácticas para los vídeos de tus anuncios inmobiliarios – parte 1

Lo que solía ser un complemento especial reservado a los inmuebles de lujo, es ahora una técnica de marketing habitual empleada en muchas agencias inmobiliarias. Sin embargo, existe una serie de buenas prácticas que debes respetar. Te las cuento en detalle. 

Las mejores prácticas para los vídeos de tus anuncios inmobiliarios.

Gracias a que la tecnología es cada vez más accesible y a que los compradores son cada vez más exigentes, los vídeos de los listados inmobiliarios han pasado de ser algo «bonito» a algo «imprescindible». 

Lo cierto es que, aunque a las agencias inmobiliarias no les guste demasiado (sí, hacer vídeos requiere un poco más de trabajo), poca gente podrá discutir el hecho de que los vídeos de anuncios inmobiliarios son eficaces. Son atractivos. Transmiten las características del anuncio de una manera que las fotos fijas no pueden. Además, despiertan el interés de compradores potenciales que, de otro modo, no habrían echado un segundo vistazo. 

Ahora bien, todas sus ventajas no implican que debas grabar un vídeo de 30 segundos con tu Smartphone y colgarlo en cualquier sitio de la red. Para maximizar su eficacia, es necesario conocer qué hacer y qué no hacer con vídeos de anuncios inmobiliarios.  

Piensa donde vas a publicar el video 

El lugar en el que compartirás el vídeo dictará el cómo debes crearlo. Tienes que asegurarte de que grabas y editas en el formato adecuado. Supongamos que quieres publicar el vídeo en YouTube para compartirlo en una publicación del blog inmobiliario, en un boletín informativo o para añadir el enlace a la descripción del anuncio inmobiliario. En ese caso, debes filmar el vídeo en modo apaisado, es decir, un vídeo horizontal. 

¿Estás grabando un vídeo de una propiedad inmobiliaria únicamente para Instagram (Stories, IGTV o publicaciones en la red) o TikTok? Entonces debes grabar en modo retrato -o vertical-. Los vídeos verticales llenan mejor el encuadre. 

«¿Qué pasa si grabo mi vídeo de forma incorrecta? ¿Puedo editarlo?» 

Sí… y no. Las aplicaciones de edición de vídeo te permitirán cambiar el encuadre de tu vídeo, pero esto tiene limitaciones e inconvenientes. Por ejemplo, si has filmado un vídeo horizontal, aplicar un marco vertical significa que estarás restringiendo tu metraje a sólo lo que cabe en ese marco. Esto podría reducir la eficacia de este. 

Por este motivo, mi consejo es que pienses en qué lugar vas a publicarlo antes de comenzar con la grabación. 

No muestres solo las mejores características 

Hay una diferencia entre un vídeo de una oferta inmobiliaria y un Reel de Instagram de lo más destacado. Los posibles compradores ven los vídeos de anuncios porque quieren tener una mejor idea de la casa, de toda la casa. Mostrar únicamente las características más destacadas no proporciona una imagen realmente completa del inmueble. 

Aunque no es necesario que te detengas en cada centímetro cuadrado de la propiedad, tienes que transmitir una experiencia realista al caminar por la casa. No omitas aquella sala pequeña que está en mal estado, recuerda que los compradores querrán el mayor contexto posible.  

Utiliza las herramientas adecuadas 

La diferencia entre sentirse cómodo creando vídeos de anuncios inmobiliarios o sentirse abrumado se reduce, a menudo, a las herramientas adecuadas.  

Sin embargo, no necesitas una cámara réflex de lujo. No necesitas saber cómo usar Final Cut Pro. Tampoco contratar a alguien si no dispones del capital para ello actualmente. Un kit de herramientas para crear grandes vídeos de anuncios puede ser tan simple como: 

  • Tu smartphone. Las cámaras de los teléfonos se han vuelto tan avanzadas que, a no ser que estés creando un vídeo inmobiliario para un anuncio de lujo (en ese caso, te recomiendo que contrates a un profesional), es probable que tu móvil sea suficiente. Especialmente si tiene menos de 3 años y está enmarcado en la gama media (en torno a 500€). Si tienes una cámara réflex con buena capacidad de vídeo, por supuesto que mejor, pero no te autolimites. 
  • Un gimbal (estabilizador). Este artilugio de mano te ayuda a que los vídeos del smartphone sean mucho más suaves y menos bruscos, ya que estabiliza el teléfono mientras caminas y filmas. Requieren una pequeña inversión (los buenos modelos suelen costar a partir de 100 euros), pero merecen la pena. 
  • Buena iluminación. Es difícil salvar un vídeo grabado en un entorno oscuro. Intenta grabar los vídeos de anuncios inmobiliarios en días luminosos en los que puedas aprovechar al máximo la luz natural. También puedes jugar con los accesorios de iluminación para crear la mejor iluminación. 
  • Una aplicación de edición de vídeo. Después de la cámara, una buena aplicación de edición de vídeo es lo más importante. Con un poco de práctica, podrás convertir tus grabaciones en vídeos de anuncios inmobiliarios de aspecto profesional con facilidad. En la red encontrarás muchísimas opciones gratuitas que, para ediciones básicas, son suficientes. Clipchamp o Wevideo son algunos ejemplos de ello. 

Hasta aquí esta primera entrega sobre prácticas recomendables para los vídeos de tus anuncios inmobiliarios. En el siguiente artículo te traigo el resto de los consejos. Hasta entonces igual ya te he dado alguna idea para tus futuros videos de anuncios inmobiliarios.