Mi estrategia para ser un mejor compañero de trabajo

Mi estrategia para ser un mejor compañero de trabajo

Hace ya un tiempo que estoy trabajando en un proyecto de consultoría en Alemania. Estoy trabajando dentro de un equipo de optimización de landing pages y UX.

Mi estrategia para ser un mejor compañero de trabajo

Lo que estoy viviendo ahora es lo que más se acerca a un trabajo por cuenta ajena. Me han contratado como freelance en un proyecto para optimizar las páginas de aterrizaje y la experiencia de usuario en una empresa de telecomunicaciones en Alemania.

De lunes a viernes estoy hasta las 17.30 horas trabajando en las instalaciones de mi cliente junto con los trabajadores de la empresa. Estoy viviendo por primera vez en mi vida dentro de una gran empresa con todas sus ventajas y desventajas. Entre los beneficios destacaría el nivel bajo de exigencias hacia mí. Es fácil superar las expectativas porque por poco que haga me sitúo por encima de la media. Entre las desventajas está la política y el número increíble de reuniones que hay que atender sin poder avanzar en tus tareas.

Sobre todo, en las reuniones se nota mucha política y el intento de las personas de posicionarse mejor hacia sus jefes incluso si hace falta, sacrificando algún compañero de trabajo. Tengo la suerte que estoy dentro de un equipo donde hay relativamente poca política, aunque no está del todo ausente.

Esta es mi estrategia para ser un mejor compañero de trabajo.

No hacer preguntas críticas delante de todo el mundo

Esto le encanta a la gente en grandes empresas. Hacen preguntas críticas a un compañero con el objetivo de quedar bien delante del jefe y lograr que el compañero quede en evidencia. Puede incluso que no sean del todo conscientes del problema que están causando. Cuando tengo una duda que podría dejar en evidencia a alguien no saco el tema delante de todo el mundo, sino que le hago la pregunta al compañero en privado.

No imponer nunca el propio criterio

Me han traído desde fuera como “especialista” para solucionar algunos asuntos que existen con la web. Aunque sea la persona con más experiencia en este tema no puedo llegar e imponer mi criterio por encima de todo. Esta estrategia ha sido buena ya que me estoy moviendo en un ámbito de B2B donde algunas de mis sugerencias no han generado las mejoras que me esperaba. Cierto nivel de humildad y ser siempre consciente de que toda la experiencia del mundo no te garantiza tener razón.

Ofrecer ayuda sin dar a entender que no saben lo que están haciendo

Incluso si ofreces ayuda puedes correr el riesgo de que se malinterprete. Hay personas que no tienen suficiente autoestima y les podrías dar a entender que son incompetentes. Antes de ofrecer ayuda puedes dar tu opinión si te la piden. Es siempre el punto previo y necesario para que no se malinterprete un gesto que en teoría se hace sin segundas intenciones. Somos humanos, somos débiles e inseguros. Hay que tener esto en cuenta cuando te mueves en un entorno donde los matices importan.

Al fin y al cabo, esto es lo que pasa en las grandes corporaciones, en las empresas más pequeñas no suele haber tanta burocracia y politiqueo, básicamente porque no hay tanta gente y todos los integrantes suelen hacer de todo. De todos modos, no estaría de más aplicar algunas lecciones aprendidas en mi aventura por la gran empresa a mis proyectos. Estos son mis consejos, ahora solo queda aplicarlos. Siempre que te sirvan para tu trabajo en tu agencia inmobiliaria, está claro…

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email