Principales prohibiciones de la normativa de protección de datos

Principales prohibiciones de la normativa de protección de datos

Prohibiciones de la nueva normativa de protección de datos

La nueva normativa de protección de datos (RGPD), vigente desde marzo de 2018, ha revolucionado el mundo del marketing digital. ¿Cómo? Obligando a los profesionales a cambiar algunas de sus rutinas más comunes y dejando a las marcas en un estado de alerta permanente, temiendo las sanciones por incumplimiento.

La normativa de protección de datos te prohibe esto

Todo ello para conseguir dos objetivos principales: asegurar una mayor transparencia por parte de las empresas y garantizar la privacidad de los usuarios, mucho más desamparados con la normativa anterior. ¿Todavía no sabes cuáles son las principales prohibiciones que fija la RGPD? Te cuento cómo debes actuar en los diferentes campos del marketing digital.

Email Marketing: lo implícito ya no basta

Uno de los ámbitos que la nueva ley de protección de datos ha transformado en mayor medida es el email marketing. A diferencia de lo que ocurría hasta marzo de 2018, cuando la normativa era muy laxa para las empresas, ahora se ha adoptado una postura más estricta. Un viraje que podría resumirse en una frase: lo implícito ya no basta. 

Cualquier compañía que recoja en sus bases de datos información de los clientes debe seguir una serie de rutinas: concretar la finalidad de dicha recopilación, añadiendo en los formularios de contacto una casilla con la función explícita; recopilar solamente aquellos suscriptores que hayan marcado la casilla y, por lo tanto, aceptado las condiciones; dejar clara la posibilidad de darse de baja de la base de datos en cualquier momento y cómo hacerlo; y tomar las medidas de seguridad adecuadas para proteger los datos de los usuarios. 

Por lo tanto, la RGPD prohibe tres prácticas que podían ser habituales antes del cambio de normativa: enviar correos comerciales a quienes no han mostrado su conformidad, lo que incluye intentar recuperar un usuario que no haya terminado su proceso de compra con emails automáticos (algo que también se hace extensible a los SMS); y negarse a proporcionar tus datos personales y de la empresa a aquellos clientes que lo exijan.

Más restricciones en página web

La nueva ley de protección de datos también afecta a la información recogida por las empresas a través de su página web. Por ello será fundamental actualizar el apartado pertinente a la política de privacidad. ¿Cómo? Sobre todo añadiendo un párrafo que exprese el cumplimiento del RGPD por parte de la compañía y detallando los datos del usuario que se captan, tales como la dirección IP, las cookies, el email o la dirección de facturación, entre otras. 

Además, en caso de que terceros también tengan acceso a dichos datos, como Google o Mailchimp, deberá detallarse y especificarse. También será imprescindible en cualquier caso especificar la finalidad y el uso de la información del usuario y el plazo de tiempo durante el cual se utilizará. Pasada la fecha, estará prohibido seguir conservando los datos. Finalmente, tampoco podrá impedirse al usuario darse de baja de la base de datos en cualquier momento. 

Ahora ya sabes cómo debes actuar (o cómo no debes hacerlo) para cumplir la nueva ley de protección de datos.

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email