¿Qué es el win-more y cómo aplicarlo a tus negociaciones para tener éxito?

¿Qué es el win-more y cómo aplicarlo a tus negociaciones para tener éxito?

¿No se te dan demasiado bien las negociaciones? Yo suelo aplicar el win-more en las mías. Esto son los pequeños detalles a tener en cuenta para salir de ellas con éxito.

¿Qué es el win-more y cómo aplicarlo a tus negociaciones para tener éxito?

He estado presente en muchas negociaciones. Soy una persona inquieta y me gusta lanzarme a nuevos proyectos. Esto hace que también me lance a muchas negociaciones, con los resultados obtenidos y aunque no esté bien decirlo de uno mismo creo que se me da más o menos bien. He ido desarrollando y mejorando mi táctica de win-more con el paso del tiempo. Así es como funciona.

El equilibrio universal en los negocios

¿Por qué ir más allá del win-win y ofrecer un win-more? ¿En qué consiste? No es complicado. En vez de buscar salir como ganador en las negociaciones, significa permitir que el otro se lleve el premio gordo. Evidentemente tienes que sacar una contraprestación, pero no pasa nada si es más grande de lo que se recibe. Por lo menos a corto plazo.

¿Por qué? Muy sencillo. Existe el concepto de la deuda. No se puede aplicar al 100% de las personas, pero hay más “buena gente” ahí fuera de lo que uno se imagina (con los demás no negocies ni intentes hacer negocios porque se aprovecharán de ti). Si se percibe un mayor valor en contraprestación de lo que se ha dado, creas deudas contigo que muchos querrán devolverte en un momento dado.

Existe un equilibrio universal en los negocios (y en el mundo me gusta pensar) donde todo lo que das se te devolverá con el tiempo. Eso sí, no esperes que ser generoso durante un tiempo limitado funciona sin más. Aunque no veas resultados inmediatos no pienses que no sirve para nada.

Cuando defines una propuesta para cerrar una colaboración

En negociaciones dicen que soy duro de pelar, pero eso solo pasa cuando tengo clara mi posición y no me convence la propuesta. Esto es lo que hago cuando estoy en el otro lado.

  • Averigua cuales son los objetivos a corto plazo de la persona con la que quieres comenzar la negociación. Si es el gerente estarán relacionadas con el negocio. Si es un trabajador puede tener que ver con acciones que le permitan ponerse una medalla frente a sus responsables.
  • Ponte en la piel de tu potencial colaborador. ¿Qué te gustaría que te propongan a ti? ¿Cómo hay que presentártelo? Cuidar los pequeños detalles marca la diferencia. No siempre es bueno centrarse únicamente en la “visión global”. A la hora de negociar, las cosas pequeñas importan.
  • Busca aquel plus que sorprenda. Cuando las cosas ya parezcan equilibradas mete algo adicional en el saco. Tampoco te agobies. No es necesario hacer promesas que luego te suponen un problema cumplirlas. De hecho, la clave está en ofrecer cosas que parecen difíciles pero que a ti no te suponen ningún reto.

Resumiendo: la clave está en ofrecer más de lo que recibes sin ponerte en una situación complicada para cumplir con lo prometido. A medio plazo el equilibrio se reinstalará, aunque es importante que también saques un beneficio relevante de forma inmediata una vez iniciada la colaboración.

Si aplicas estos consejos te irá bien en tus negociaciones, evidentemente hay muchas más técnicas y muy buenas, pero a mi es la que más me gusta hacer. Con el tiempo irás mejorando y personalizándola para que te sientas más cómodo. Ánimo y a practicar.

¡inmoacademy ya en tu email!

Recibe las últimas noticias y contenidos en tu email