«La situación actual creará oportunidades para inversores y compradores con liquidez y acceso a financiación»

«La situación actual creará oportunidades para inversores y compradores con liquidez y acceso a financiación»

Clio Beruete

Clio Beruete

Periodista Móvil & Digital

Esta semana charlamos con el economista especialista en el sector inmobiliario y General Manager de Inspire Boutique Apartments, Raf Jacobs. Con él ahondamos en las consecuencias económicas que tendrá el parón de actividad derivado de la crisis sanitaria del coronavirus. Sobre todo en cuanto a lo que se refiere a los inversores y compradores.

Una crisis que, a juicio del también profesor asociado del Master Inmobiliario de la Universidad de Barcelona, supondrá un varapalo para el sector inmobiliario. Sin embargo, como toda época convulsa, puede ser una oportunidad para aquellas agencias inmobiliarias cuyos gerentes sepan gestionar bien la situación. Jacobs se refiere a tres cuestiones fundamentales: la liquidez con la que cuenten las inmobiliarias, la capacidad de adaptación al nuevo mercado que se presenta y la visión de futuro.

En este sentido, insiste en que «la situación actual creará oportunidades para aquellos inversores y compradores con liquidez y acceso a financiación».

En cualquier caso, el economista aclara que hay muchos factores que van a impactar sobre el sector inmobiliario en 2020. «Este año», afirma Jacobs, «es el año de la incertidumbre y el miedo». Pero añade que la gravedad de la situación, dependerá de la recuperación de la economía. En concreto, «de la velocidad de recuperación y de vuelta a la normalidad» que tenga nuestro país pero también Europa. Para ello, el país deberá incentivar el crecimiento económico e inyectar liquidez a las empresas para que vuelvan a contratar.

También va a ayudar a la recuperación del sector, la continuidad de los tipos de interés bajos. Según Raf Jacobs, los bancos no quieren volver a una situación parecida a la de 2008, por lo que «van a ser mucho más restrictivos con algunos clientes». Pero también van a ser más permisivos «con los compradores solventes».